Blogs, Podcasts y Videos

What is a Church For?

Human Stories, 2022

Convivencia: Lightness and Darkness in Mexico's Day of the Dead [starts at 2:31:34]

Museum of English Rural Life, MERL LATES 2019

¿Debería la fe o la historia decidir si un edificio es una iglesia o un museo? [en español] European Commission, Results in Brief, 2019

Saints of the Shaking Earth

The Religion Factor, 2018

Notas desde el campo, 2017

 

Publicado originalmente en inglés en School of Anthropology and Conservation, University of Kent

~ 10 de octubre de 2017 ~

Desde julio he estado realizando trabajo de campo en el sureño estado mexicano de Oaxaca. Mi investigación se centra en el pueblo de Santa Cruz Mixtepec (pob. 1338), donde las autoridades municipales están restaurando un convento dominico del siglo XVI con la ayuda del gobierno federal y una fundación cultural privada. La intención principal de esta investigación es comprender cómo los diferentes actores involucrados (expertos en restauración, autoridades locales y la comunidad católica local) entienden el valor y la importancia de los edificios y objetos religiosos históricos.

Mientras que los restauradores de arte, arquitectos e ingenieros profesionales están especialmente preocupados por preservar la integridad material del convento por su valor histórico y cultural, para la comunidad religiosa de Santa Cruz, la arquitectura es solo un componente de un paisaje espiritual mucho más grande. En Santa Cruz, la vida religiosa se centra en la devoción personal y colectiva a santos particulares e iteraciones de la Virgen María, cuya presencia divina se puede encontrar en las tallas o pinturas (imágenes) que los representan. Más que simples obras de arte históricas, estas imágenes son personas conscientes que cuidan y son cuidadas por sus seguidores.

Este pasado fin de semana celebramos la fiesta de La Virgen del Rosario, que se celebra anualmente el 7 de octubre en el calendario litúrgico católico. Ella es una santa particularmente importante en todo Oaxaca debido a su asociación con la orden de los dominicos, quienes fueron los primeros cristianos en evangelizar a los pueblos indígenas de Oaxaca después de la conquista española. La fiesta comenzó con una misa en la iglesia, durante la cual se obsequió a la imagen de la Virgen un nuevo rosario de plata, que fue comprado por el mayordomo (patrón) de la fiesta. El sacerdote bendijo este rosario ya la misma Virgen con oraciones e incienso, y bendijo también una gran cantidad de rosarios de plástico que fueron entregados a otros miembros de la congregación. Terminada la misa, se invitó a la gente a la casa del mayordomo quien suministró comida, mezcal (un licor fuerte hecho de la planta de agave), música y baile en honor a la Virgen.

 

A las tres de la mañana se reanudó el aspecto espiritual de la fiesta. Nos reunimos en la iglesia para comenzar el rezo del rosario. A cada participante se le entregó una gran vela de cera y la talla de la Virgen se colocó en una plataforma que fue levantada sobre los hombros de voluntarios que la sacaron en procesión de la iglesia, donde comenzamos la primera 'década' del rosario en la oscuridad. La procesión a la luz de las velas continuó alrededor del pueblo, acompañada de música de la banda de música, fuegos artificiales y canciones. Alrededor del pueblo se habían colocado pequeñas cruces cubiertas de flores para marcar el lugar donde se realizaría la oración. Al detenernos en cada cruz, la Virgen fue santificada con incienso y recitamos una década del rosario, ya que fuimos invitados a reflexionar sobre un misterio particular de la fe católica. Recorrimos todo el pueblo, cantando y orando, hasta que llegamos a la iglesia, poco antes de las 6 am. Cuando concluimos la oración final, todos se reunieron en un pequeño edificio anexo para comer pasteles y café dulce, provistos por el comité de la iglesia. Todos regresaron a sus casas para dormir unas horas antes de la misa final a las 10 am. A esto siguió otra fiesta en la casa del mayordomo, con más comida, música y mezcal, que se prolongó hasta bien entrada la noche, aunque confieso que yo no duró mucho.

The Best Books About People Who Make Things For A Living at Shepherd.com